Gran despliegue audiovisual en el Festival de Eurovisión

La 58 edición del Festival de la Canción de Eurovisión ha sido todo un éxito y un verdadero escaparate tecnológico en sonido e imagen.

Este año la SVT sueca ha optado por una escenografía más distinguida en el Malmö Arena. La proyección digital ha sustituido a los LED en esta edición del Festival de Eurovisión.

Solo se vieron los LED en las miles de pulseras que portaban los asistentes de la final del festival, unos 15.500 espectadores aproximadamente. Estas pulseras contaban con una señal de control inalámbrica que permitía apagarlas o encenderlas por sectores, también se podía cambiar conforme el país que estaba actuando, logrando así un efecto estupendo.

El grafismo desarrollado por Happy F&B y Forsman&Bodenfors ha sido unos de los aspectos que más ha llamado la atención ya que inundaron el festival con mariposas personalizadas en color y forma según el país participante.

En cuanto a la escenografía, el escenario principal se complementaba con un set circular en el centro, teniendo así 207 metros de perímetro. La pantalla de fondo tenía una superficie de 43×8 metros.

Se utilizaron más de 40 kilómetros de cable para los equipos audiovisuales y aproximadamente medio centenar para energía eléctrica para esta producción que necesito una granja de generadores de 6 megawatios.

En el escenario se colocaron 6 potentes generadores de humo, 56 maquinas para efectos de fuego y 4 ventiladores. Además se utilizaron cien kilos de nieve artificial, 3000 efectos pirotécnicos y cien de confetti.

 

Proyección digital



La proyección digital ha sido sin duda alguna, la gran protagonista con el mapping sobre el vestido de la representante moldava y el fondo del escenario “pintados” con tres sistemas de control Encore e imágenes procedentes de más de 60 proyectores Barco.

En total, en esta edición de Eurovisión se utilizaron 28 proyectores HDQ-2K40. Gracias a ello ha sido el mayor espectáculo con HDQs ya realizado.

Iluminación

Fredrik Jönsson se ha encargado del diseño de iluminación, con un total de 800 robóticas, 1283 luminarias y 14 cañones de seguimiento, entre otros elementos, como los “diamantes” de luz LED suspendidos a lo largo de todo el espectáculo. Todo se programó en 4 semanas.

 

Audio

Se han empleado dos consolas Pro9 de Midas y tres consolas XL 8 para lograr un audio cristalino.

En total, el recinto conto con 210 altavoces (L-Acoustics dV-dosc y Nexo Geo T) y se utilizaron 16 sistemas in ear con un centenar de receptores Sennheiser 2000 IEM.

En cuanto a los micrófonos, han vuelto a confiar en Sennheiser, con 48 micros de diadema inalámbricos y de mano de la serie 9000.

El show fue cuidado hasta el mínimo detalle por una veintena de ingenieros.

En realización, optaron por 23 cámaras Sony, en su mayoría junto a una spider y varias grúas.

Deja un comentario

Rellena la siguiente operación para evitar el spam *